Pedro Jorge Frassati (Español)

Pier_Giorgio_Frassati-218x300_Photo1923
Festividad: 4 de julio
Beatificación: 20 de mayo de 1990
Veneración: 23 de octubre de 1987

Algunas personas han llamado a Pier, o Pedro, Frassati un santo para los jóvenes de hoy. Era simpático y atlético. Le gustaba escalar montañas, montaba a caballo y esquiar con sus muchos amigos. Le encantaba reír y era famoso por sus bromas. Amaba la vida y la vivió a plenitud.

Pedro nación en Turín, Italia en 1901. Su madre era una artista y su padre fundó y llevó el diario italiano La Stampa. Él iba a misa diaria para recibir la Eucaristía y también rezaba el rosario. Nunca dudó en compartir su fe con los demás.

Pedro tenía una gran preocupación por los pobres, aun cuando niño. Un día una madre necesitada con un hijo pequeño vino a la casa de los Frassati para pedir comida. Pedro notó que el niño estaba descalzo. Se quitó sus propios zapatos y se los dio al niño y luego él y su madre le dieron de comer a la familia. Pedro utilizó el dinero que recibió de regalo por su graduación para alquilar un cuarto para una mujer que había sido desalojada de su apartamento por no tener dinero. Él daba su dinero a los pobres, y a veces elegía caminar a casa de regreso de la escuela porque le había dado su dinero para el autobús o tren a algún necesitado.

De joven se unió a la Sociedad de San Vicente de Paúl y pasó muchas horas en actividades que ayudaban a los pobres y enfermos. Como ingeniero de una mina, cuidaba profundamente de los derechos de los mineros. Él quería que ellos tuvieran condiciones justas de trabajo y sueldos justos.

Al cumplir 24 años, Pedro se enfermó gravemente de polio. Algunas personas dijeron que contrajo esta enfermedad al cuidar por la gente de los barrios pobres de Turín, pero Pedro veía a Jesús en las personas a quien él servía. En sus últimos días, susurró a su familia ya amigos que se habían congregado alrededor de su cama de enfermo los nombres de personas que todavía necesitaban asistencia. Murió el 4 de julio de 1925.

Pedro fue declarado “Beato” en 1990 por el Papa Juan Pablo II quien lo llamó un “hombre de las Bienaventuranzas” y un “apóstol gozoso de Cristo”. Muchas personas se sorprendieron que el Vaticano creara un retrato oficial para su beatificación que lo mostraba al aire libre, apoyándose en un pico de hielo, con un pie en una roca, en honor a su vitalidad juvenil y su pasión por las montañas.

Conexión con Bendecidos®
Grado 5, unida 1

SHARE THIS:

RELATED

Comments are closed.