Martín de Tours (Español)



Martin_de_Tours-160x300_ElGreco
Festividad: 11 de noviembre
Canonización: Pre-Congregación

A través de toda su vida, Martín enfrentó muchos dilemas. A la edad de 12 años, empezó a presentarle cada una a Dios.

Martín había nacido a padres paganos en el año 316, en una región del mundo que ahora es Hungría. Cuando tenía 12 años, él empezó a pensar acerca de una pregunta seria—¿debería de continuar siendo pagano y creer en muchos dioses, o debería aceptar al único Dios de los cristianos? Martín se hizo catecúmeno.

Varios años después, Martín enfrentó otro dilema. Su padre servía en el ejército romano, así que a los 15 años, Martín se convirtió también en soldado. Pero una pregunta le inquietaba–¿debería de seguir a Cristo, o debería matar a otros por el Imperio Romano? Martín oró, luego dejó del ejército.

Cuando Martín tenía 54 años, otro dilema apareció en su vida. Para ese tiempo, Martín había congregado a un grupo de ermitaños en una comunidad monástica—la primera en Francia. Pero la gente de Tours insistió que Martín dejara el monasterio para ser el obispo. A diferencia de muchos obispos, él no vivía en una gran casa, más bien, en una celda de monje.

Desde ahí, Martín instruía a las personas todo lo que él sabía del Reino de Dios. Él predicaba la buena nueva de que Dios amaba a todas las personas—paganos y cristianos, herejes y santos.

Uno de los relatos más famosos de Martín de Tours ocurrió cuando él era aún soldado. Un día, se dice, que se encontró con un mendigo que vestía harapos. Tomó su espada y cortó su túnica militar en dos y le dio la mitad de la túnica al pobre para que se calentara. Esa noche, Martín soñó que Jesús vestía la media túnica que él había donado. Durante la Edad Media, la túnica de Martín o capa, se convirtió en una reliquia que los reyes franceses llevaban a las batallas. La persona cuyo trabajo era cuidar por la túnica era a menudo un sacerdote, y se le llamaba un cappellani. De aquí que la palabra para “capellán” se derivó.

Martín murió en Francia en 397 a la edad de 81 años, y a pedido de él, fue enterrado en un cementerio con los más pobres de los pobres. Pronto, peregrinos viajaban a su tumba en Tours. Hoy en muchos países de Europa, la festividad de San Martín se celebra ampliamente.

Conexión con Bendecidos®
Grado 3, unidad 1

Comments are closed.