Isabel y Zacarías (Español)

Elizabeth_and_Zechariah-134x300_Luzarches
Festividad (Romana): 5 de noviembre
Festividad (Griega): 8 de noviembre
Canonización: Pre-Congregación


Isabel y Zacarías nunca dejaron de rezar para que Dios bendijera su matrimonio con un niño, aunque pareciera imposible a medida que envejecían. Zacarías era sacerdote en el templo de Jerusalén.

Un día, el ángel Gabriel se le apareció a él y le anunció que Zacarías e Isabel tendrían un hijo. Gabriel le dijo que nombrara al niño Juan. Zacarías no le creyó a Gabriel. Pidió una señal de que las palabras de Gabriel eran ciertas. Inmediatamente, Zacarías se volvió incapaz de hablar. No pudo volver a hablar hasta que Juan nació, muchos meses después. Las primeras palabras de Zacarías fueron: "Bendito sea el Señor" (Lucas 1:67).

Isabel tenía una prima mucho más joven, nuestra Santísima Madre, María. María también había sido visitada por el ángel Gabriel, quien le dijo que había sido elegida para ser la madre del Hijo de Dios. Gabriel le dijo a María que Isabel también esperaba un hijo aunque era muy mayor. María viajó a la región montañosa donde vivían Isabel y Zacarías. María quería ayudar a Isabel mientras esperaba el nacimiento de su hijo.

En el momento en que María llegó, Isabel reconoció la bendición que Dios le había dado a María. Isabel saludó a María con estas palabras: "¡Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre!" (Lucas 1:42). Hoy decimos estas palabras cada vez que rezamos el Ave María.

El hijo de Isabel y Zacarías creció y fue Juan el Bautista, primo de Jesús. Honramos a Isabel y a Zacarías como santos. Sus vidas nos enseñan a confiar siempre en Dios.

Conexión con Sean mis Discípulos®
Grado 3, Capítulo 3



Conexión con Bendecidos®
Grado 2, Unidad 2

SHARE THIS: