Tomás Apóstol (Español)

Thomas-233x300_Rubens Fiesta: 3 de Julio
Canonizado: Por aclamación popular

Resulta imposible imaginar que uno de los más allegados a Jesús no creyera al principio en la Resurrección y, sin embargo, el Apóstol Tomás dudó: su incredulidad nos revela cuán importante es el don de la fe.

Tomás no se encontraba con los otros apóstoles en el cenáculo la noche de la Resurrección, cuando Jesús se apareció y les mostró las heridas en las manos y el costado. Los otros apóstoles le dijeron después a Tomás, «¡Hemos visto al Señor!» (Juan 20, 25). Cuán sorprendidos debieron haber estado cuando Tomás les dijo: « Hasta que no vea la marca de los clavos en sus manos, no meta mis dedos en el agujero de los clavos y no introduzca mi mano en la herida de su costado, no creeré » (Juan 20, 25).

Jesús se le apareció a los apóstoles una semana después y, tras darles la paz, le pidió a Tomás que le viera las manos y que le metiera los dedos en el costado. Tomás se avergonzó de haber dudado de la Resurrección y dijo, «¡Tú eres mi Señor y mi Dios!» (Juan 20, 28). Entonces Jesús dijo, «¡Felices los que no han visto, pero creen!» (Juan 20, 29).

A partir de ese momento, Tomás creyó fervientemente, y dedicó su vida a fomentar la fe en aquéllos que ni siquiera habían visto a Cristo. Cuenta la tradición que Tomás fue a la India a difundir la Buena Nueva y que, aún en la actualidad, los católicos que viven en la Costa de Malabar, ubicada en la región sureste de India, se autodenominan, “Los cristianos de Santo Tomás” porque él fundó su comunidad y les ayudó a crecer en su fe.

A Santo Tomás Apóstol se le celebra con una fiesta patronal. Su vida es testimonio de que debemos confiar en todas las promesas del Señor para alcanzar la resurrección.

Conexión con Sean mis discípulos®
Grado 3, Capítulo 17
Grado 4, Capítulo 2 

SHARE THIS:

RELATED

Comments are closed.