Miguel Pro (Español)



Miguel_Augustin_Pro-172x300
Fiesta: 23 de noviembre

Después de una infancia feliz en una familia amorosa y religiosa en Guadalupe, México, José Ramón Miguel Agustín Pro Juárez entró en el seminario en 1911 para estudiar para ser sacerdote jesuita. El seminario se cerró cuando el gobierno comenzó a perseguir a los católicos. Miguel tuvo que huir de su país. Finalmente, fue ordenado sacerdote en Bélgica en 1925 cuando tenía 34 años.

Miguel regresó a México a pesar de que era peligroso porque el gobierno había prohibido a los católicos practicar su fe. En la Guerra Cristera (1926-1929) los fieles católicos se rebelaron contra la opresión del gobierno y los militares y el gobierno respondió con gran brutalidad.

Miguel tuvo que servir a su querido pueblo mexicano en secreto. Se dice que él usaba disfraces para protegerse a sí mismo y a los demás. Se vistió de mendigo y visitó casas para decir misa o bautizar a los bebés. Llevaba el uniforme de un oficial de policía cuando visitó la cárcel para llevar los sacramentos a los presos. Estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para recordar a la gente que la Iglesia amaba y cuidaba de ellos en nombre de Jesús.

Miguel fue arrestado y acusado de intentar asesinar al presidente de México. Las acusaciones eran completamente falsas, pero la policía buscaba una excusa para librarse de este sacerdote “problemático”. Sin un juicio, Miguel fue condenado a muerte ante un pelotón de fusilamiento.

Las últimas palabras de Miguel antes de estirar los brazos para morir fueron: “Viva Cristo Rey!” Él había bendecido a los soldados y los verdugos antes de morir.

Unas 40.000 personas asistieron a su funeral. El Padre Miguel Pro dedicó su vida a servir a Jesús. El Papa Juan Pablo II lo beatificó en México en 1988.

Conexión con Sean mis discípulos®
Grado 5, capítulo 23

Comments are closed.