María Maravillas de Jesús (Español)



Maria_Maravillas
Fiesta: 11 de diciembre

María nació en el seno de una importante familia noble en Madrid, España, en 1891. Su padre también fue embajador de España ante el Vaticano. La familia era muy religiosa, y María siempre fue animada a poner a Dios primero en su vida. Ella oraba para que el Espíritu Santo la guiaría para saber cómo Dios quería que le sirviera. Dios bendijo a María con una vocación religiosa.

Se unió a la orden carmelita en Madrid en 1920. Antes de que ella tomara sus votos finales, ella y otras tres monjas fueron elegidas para abrir otro monasterio carmelita en el centro de España. Fue una verdadera casa de oración y ayudó a muchas personas a convertir sus vidas a Dios. María se convirtió en la Superiora de la casa y las monjas la llamaban “Madre.” Ella vio el crecimiento del convento como una señal de Dios para establecer más casas carmelitas donde se necesitaran.

La oportunidad de expandir llegó rápidamente. El obispo le pidió que abriera un monasterio en la India en 1933, el primero de muchos que fueron fundados por la obra de María entre la gente.

Poco después de su regreso a España, estalló la guerra civil española. María y sus hermanas fueron detenidas porque algunas personas culpaban a los católicos de los problemas de España. Las monjas vivieron bajo arresto domiciliario y amenazas durante más de un año. Cuando fueron liberadas, las hermanas tuvieron que reconstruir la primera casa que se fundó. Había sido completamente destruida en la guerra. En muchos casos, los conventos fundados por las monjas fueron sólo el comienzo. Casas para pobres, escuelas, iglesias y centros médicos se agregaron. Las comunidades eran como pequeñas ciudades, porque la Madre María y sus hermanas reconocían las necesidades de las personas a que servían en el nombre de Jesús. Incluso ella ayudó a iniciar universidades para jóvenes pobres.

La Madre María murió a la edad de 83 años en 1974 después de una vida de buenas obras. Fue canonizada en 2003 por el Papa Juan Pablo II. Toda su vida se dedicó a amar a Dios y al prójimo. Nosotros, también, podemos buscar maneras prácticas para demostrar nuestro amor a Dios ayudando a los demás.

Conexión con Sean mis discípulos®
Grado 1, capítulo 16

Comments are closed.