María Francisca Schervier (Español)



Frances_Schervier-203x300
Fiesta: 15 de diciembre

Cuando María Francisca Schervier tenía 16 años de edad, su madre y sus hermanas murieron de tuberculosis, una enfermedad altamente contagiosa en ese tiempo. Así que cuando Francisca dijo a su padre que quería visitar a los pobres y a los enfermos en su ciudad de Aachen, Alemania, estaba preocupado de que su hija podría traer la enfermedad a su casa o caer enferma ella misma. Él le dijo que no podía llevar a cabo este acto de caridad.

Francisca se debatía entre su necesidad de obedecer a su padre y su deseo de servir a los demás. Incluso de niña había sido inspirada por el ejemplo de San Francisco de Asís. Así que empezó a ayudar a un sacerdote de la parroquia que dirigía un comedor de beneficencia para los pobres y en silencio se las arregló para hacer sus visitas a los enfermos mientras hacía esto. Cuando el padre de Francisca murió y ella se quedó sola en el mundo, un amigo de la familia le dijo que ella había sido llamada a servir a Dios, pero Dios le mostraría en compañía quien iba a hacer esto.

Ella pensó que esto significaba que iba a convertirse en una monja y pensó que tal vez se iría con la orden trapense. Pero en lugar de unirse a un convento existente, Francisca y otras cuatro mujeres comenzaron su propia orden religiosa para el cuidado de los pobres, las Hermanas Pobres de San Francisco, el día de Pentecostés en 1845. Se llevaron a los enfermos a sus propios hogares para cuidar de ellos. Abrieron más comedores de beneficencia. Visitaron a las mujeres que estaban en la cárcel. Como Francisca insistió en utilizar solamente las donaciones para lograr esto, las hermanas eran muy pobres. Francisca, que sólo tenía 26 años en ese momento, quería que las hermanas fueran tan pobres como las personas a las que servían.

El número de hermanas creció rápidamente, a pesar de los sacrificios que hacían. Pronto Las Hermanas Pobres de San Francisco se fueron a los Estados Unidos para ayudar a los inmigrantes alemanes en Nueva York, Nueva Jersey y Ohio. La Madre Francisca, como se le conocía en ese entonces, abrió hospitales en Europa y los EE.UU. para las personas que sufrían de tuberculosis. En 1863, llegó a los Estados Unidos para ayudar a los soldados estadounidenses heridos en la Guerra Civil.

La Madre Francisca Schervier murió en 1876. En los 31 años desde que se había formado a su congregación, el número de hermanas había crecido a 2500.

Fue beatificada por el Papa Pablo VI en 1974. Francisca Schervier vio el rostro de Dios en cada persona pobre y enferma que cuidaba.

Conexión con Sean mis Discípulos®
Grado 5, capítulo 14

Comments are closed.