Juan Nepomucene Neumann (Español)

John_Neumann
Festividad: 5 de enero
Canonización: 19 de junio, 1977
Beatificación: 13 de octubre, 1963
Veneración: 11 de diciembre, 1921


El obispo Juan Neumann trabajó mucho para cambiar esta práctica en la Diócesis de Filadelfia. En algunos casos, se necesitaron demandas legales; en otros, se construyeron escuelas y se organizó un sistema escolar diocesano en 1852. Aun así, él no fue particularmente un obispo muy popular y enfrentó mucha decepción cuando adversarios quemaron los conventos y escuelas que él había construido.

Parece que estar decepcionado pudo haber sido una forma de vida para Juan Nepomuceno Neumann, nacido en Bohemia en 1811 (parte del entonces imperio austríaco y hoy en día la República Checa). De joven entró en el seminario y se preparó para ser sacerdote. Justo antes de su ordenación, el obispo local decidió que Bohemia tenía demasiados sacerdotes y no iban ser ordenados más. Juan contactó otras diócesis en toda Europa, pero todos tenían el mismo problema... demasiados sacerdotes.

Había un lugar en el mundo que necesitaba sacerdotes. Los inmigrantes llegaron a los Estados Unidos en busca de una mejor vida. Muchos de estos inmigrantes eran católicos, y no habían suficientes sacerdotes para atender a ellos. El joven de 25 años de edad, Juan se dirigió a los Estados Unidos. Marchó de Bohemia a Francia, donde abordó un barco con destino a los Estados Unidos. Cuando llegó a Nueva York, los bolsillos de su traje negro desgastado estaban vacíos, excepto por un dólar, pero el obispo Juan Dubois de Nueva York estaba feliz de verlo. Juan fue ordenado en 1836 y se fue a trabajar entre la gente de habla alemana de Buffalo, donde ayudó a construir iglesias y escuelas de madera.

Fue el primer sacerdote en los Estados Unidos en tomar votos con la Orden Redentorista, en Baltimore en 1842. Se convirtió en ciudadano de EEUU en 1848.

Aunque Juan estudió seis idiomas en el seminario, su Inglés era difícil de entender. Esto frustraba a muchas personas y, cuando fue nombrado el cuarto obispo de la sofisticada Diócesis de Filadelfia a la edad de 41 años, la gente no estaba contenta. Estas personas de prestigio, en su ciudad del amor fraterno, estaban acostumbrados a líderes profesionales y pulidos. Por encima de todo, por su propia admisión, Juan no era un muy buen administrador. No se preocupaba por los detalles de las finanzas, el personal, y las batallas legales sobre quiénes poseían propiedades diocesanas. Las cosas comenzaron a mejorar, sin embargo, cuando Roma le envió un obispo auxiliar que había sido banquero.

Juan trabajó duro en varias áreas. En primer lugar, ayudó a los inmigrantes que se sintieran cómodos en su nuevo hogar. Proveyó parroquias donde podían rendir culto en su lengua materna y les dio comida, ropa, y artículos de limpieza cuando no podían comprarse los suyos. Él ayudó a las hermanas de Notre Dame a establecerse en los Estados Unidos. Las hermanas de Notre Dame enseñaban en Baltimore, Pittsburgh, Nueva York, Buffalo, y Filadelfia. La educación siempre fue importante para Juan. Construyó escuelas católicas, organizó juntas escolares católicas, y asignó maestros católicos a estas escuelas. Durante el tiempo que fue obispo, las escuelas de su diócesis crecieron de una a 200, y las matriculas aumentaron de 500 estudiantes de escuelas católicas a 9,000.

John trabajó duro y sin descanso. Esto podría ser en parte la causa de su muerte el 5 de enero de 1860, a la edad de 48 años. Él se derrumbó en la nieve a pocas cuadras de su catedral de Filadelfia. Sacerdotes corrieron hacia él con óleos, pero él ya estaba muerto. Él está enterrado en una cripta de cristal bajo el altar mayor de la iglesia de San Pedro en Filadelfia.

En 1977, el Papa Pablo VI lo declaró santo, y él es el santo patrón de los inmigrantes y de los niños enfermos.

Conexión con Sean Mis Discípulos®
Grade o, Capítulo 21

Conexión con Bendecidos®
Grado 1, Unidad 1
Save

SHARE THIS: