Hilario de Poitiers (Español)

Festividad: 31 de enero
Canonización: Pre-Congregación


¿Cómo un pagano se convertirse eventualmente en uno de los cristianos más importantes de su tiempo? La historia de San Hilario nos ayuda a ver que Dios puede trabajar a través de cada uno de nosotros.

Hilario nació en Poitiers, Francia, alrededor del año 300. Sus padres eran muy ricos y se aseguraron de que él recibiera una buena educación. Hilario se crió pagano. Los paganos adoraban a muchos dioses. Eso no tenía sentido para Hilario. Él pensaba que sólo podía haber un Dios verdadero. Para obtener más información, Hilario leyó las Escrituras. Al conocer a Jesús en los Evangelios y al aprender lo que Jesús enseñó acerca de Dios Padre el corazón de Hilario cambió. Fue bautizado y se convirtió en cristiano.

Hilario era casado y tuvo una hija, así que fue sorprendente cuando fue elegido para ser el obispo de Poitiers. Pero en aquellos días, los obispos eran elegidos por los sacerdotes locales y aprobados por el pueblo. Hilario fue respetado por su inteligencia y su modestia. La gente pensaba que sería un buen líder.

En ese tiempo, un sacerdote llamado Arrio estaba predicando que Jesús no era verdaderamente Dios. Esto era una herejía, o falsas enseñanzas, pero muchas personas, incluyendo el emperador, comenzaron a creer en la predicación de Arrio. Hilario se opuso a las ideas de Arrio y habló en contra de él. Él quería que todos supieran que es por medio de Jesús, el Hijo único de Dios, que hemos sido salvados. El emperador castigó a Hilario enviándolo lejos a una parte de la antigua Grecia que se conoce hoy como Turquía.

Hilario hizo un buen uso de sus cuatro años en el exilio. Escribió libros y sermones importantes acerca de la Santísima Trinidad y compuso himnos que expresan las creencias de nuestra fe. Cuando finalmente se le permitió regresar a Poitiers, la gente se reunió en la plaza del pueblo para animarlo. Pasó el resto de su vida escribiendo y predicando. Murió alrededor de 368 y fue nombrado Doctor de la Iglesia por el Papa Pío IX en 1851.

Hoy se le invoca como patrono contra las mordeduras de serpientes.

Conexión con Bendecidos®
Grado 2, Unidad 3

SHARE THIS:

RELATED