Juana Jugan (Español)


Festividad: 30 de agosto
Canonización: 11 de octubre, 2009
Beatificación: 3 de octubre, 1982
Veneración: 13 de julio, 1979


Desde que era niña, Juana Jugan sabía lo que se sentía ser un necesitado. Nació en la Francia revolucionaria en 1792, y su padre fue un pescador que pereció en el mar. Su madre luchó para encontrar maneras de mantener a su familia en su pequeño pueblo. La madre de Juana crió a sus hijos con fe y amor.

Cuando Juana era una adolescente, tomó un trabajo como criada en el hogar de una familia cristiana rica. La mujer de la casa llevaba a menudo a Juana con ella cuando iba a visitar a los enfermos y a los ancianos de la aldea. La mujer enseñó a Juana la importancia de poner su fe en práctica mostrando amor por su prójimo.

Más tarde, Juana trabajó en un hospital, pero después de seis años, las exigencias del trabajo la habían agotado. Se fue a trabajar para una anciana. Juana y la mujer rezaban juntas todos los días y realizaban obras de caridad. También invitaban a los niños del barrio a la casa para enseñarles la fe católica.

Después que la mujer murió, Juana y otras dos mujeres alquilaron una habitación en una cabaña pequeña. Se dedicaban a la Misa diaria y cuidaban a las personas necesitadas, especialmente a los ancianos que estaban solos y enfermos. En 1839, a la edad de 47 años, Juana trajo a casa a una viuda anciana enferma y ciega, dándole a la mujer su propia cama. Eventualmente, el cuidado de los ancianos abandonados se convirtió en el foco principal de su orden religiosa, y lo sigue siendo hoy para las aproximadamente 2,700 Hermanitas de los Pobres.

Juana y sus amigos mendigaban dinero en las calles yendo de puerta en puerta. Más mujeres se unieron a ellas en su misión y Juana fue elegida como su superiora. Sor María de la Cruz se convirtió en el nombre religioso de Juana.

Juana renunció de superiora cuando vio que los desacuerdos sobre su liderazgo estaban quitando tiempo de la labor de las Hermanas de cuidar a los pobres y ancianos. Volvió a mendigar en las calles y pasó su jubilación en oración y alentando a las monjas jóvenes a ver a Jesús en cada persona necesitada que encontraran.

Murió en 1879 y la Iglesia declaró a Juana santa en octubre de 2009. Hoy es la patrona de los ancianos y sus Pequeñas Hermanas de los Pobres sirven a más de 13,000 ancianos en 32 países.

Conexión con Sean mis Discípulos®
Grado 3, Capítulo 14


Conexión con Bendecidos®
Grado 3, Unidad 2 

SHARE THIS: